Puntúa de l'1 al 5 els següents aspectes de les noves seccions.
Pregunta 1 2 3 4 5
Disseny del nou entorn
Facilitat d’ús
Utilitat de les gestions que pots realitzar
Impressió general
Imatge: 
Actual Col·legi Remolins, carrer Santa Anna. Fons J. DAUFÍ

75º aniversario de la presencia del Colegio de Arquitectos en las Tierras del Ebro

¿Qué tienen en común Bob Dylan, el Jeep y El Corte Inglés? Pues que tanto el flamante premio Nobel de Literatura como el legendario automóvil norteamericano y los grandes almacenes comerciales han celebrado este año su 75º aniversario. A este trío azaroso y septuagenario hay que añadir, también, la representación del Colegio de Arquitectos de Catalunya en el Ebro, nacida, como todos ellos, hace quince lustros.

Acabada la guerra civil y a raíz de la adopción oficial de Tortosa por el general Franco se abría en esta ciudad la oficina comarcal de Regiones Devastadas y Reparaciones, un organismo estatal encargado de la reconstrucción física -y moral- de aquellos territorios crudamente castigados por la contienda bélica. A esta decretada reparación de posguerra, centrada en los grandes equipamientos municipales y otros edificios públicos, se sumarían otros arquitectos que trabajarían a título individual en obras de propietarios particulares. La organización de todo ello propiciaría la creación -el 7 de enero de 1941- de una subdelegación del Colegio de Arquitectos de Catalunya en las Tierras del Ebro con el arquitecto José Mª Franquet, verdadero padre fundador, a la cabeza.

La primera sede colegial estaba ubicada en el número 5 de la calle de la Mercè, un edificio de viviendas propiedad de la madre del mismo Franquet, Carmen Martínez. En aquel lugar, y compartiendo el espacio con unas costureras que confeccionaban sotanas para los capellanes de la diócesis tortosina, iniciaba su trayectoria un grupo de arquitectos accidentalmente destinados a zurcir las dañadas tramas urbanas incivilmente devastadas por la sinrazón de la guerra. Más adelante, en 1953, esta sede se trasladaría al entresuelo de la calle Pintor Gimeno para pasar, el año 1977, a la calle Mercaders y establecerse, con el cambio de siglo, en la modernista casa Bau.

En este período de tiempo hemos asistido a profundos cambios sociales y tecnológicos. Hemos transitado del penetrante olor de los vapores de amoníaco de la primera máquina reproductora de planos a la informática insipidez de la impresora láser. Hemos pasado de la envidiable ligereza física de los expedientes de proyectos al ingente e insoportable volumen de papeleo técnico que nos vemos obligados a cumplimentar actualmente. Del histórico cuarteto de colegiados precursores (Franquet, Bartlett, Ubach y Forniés) hasta los ciento dieciocho inscritos actuales. Del visado presencial, al visado telemático. De entre todas estas migraciones, cabe destacar la que se producía el 17 de diciembre de 1996 -fecha histórica en el devenir arquitectónico ebrense- cuando, después de persistentes y justas reivindicaciones lideradas por el arquitecto Joan Manuel Margalef, se lograba la condición de demarcación independizándonos de Tarragona y equiparándonos en rango con las capitales de provincia.

Así, pues, hay que buscar los orígenes de la presencia del COAC en las comarcas del Ebro en la implantación y la actividad reconstructora de Regiones Devastadas, la cual desencadenó una venturosa oferta de trabajo para todos los técnicos y agentes del ámbito de la edificación. Procedentes de latitudes lejanas, arquitectos de RR DD como Eduardo Torallas, Santiago Sanguinetti, César Jalón o Luís Calvo -algunos de ellos depurados por el mismo aparato del Estado- colaboraron estrechamente con sus colegas locales llegando a ocupar cargos dentro de las correspondientes juntas de los colegios de arquitectos (Javier Peña) y de aparejadores (Jesús Caballero). A la vez, algunos miembros (Francesc Ubach, Francesc Navarro) de estas asociaciones profesionales se incorporaron a la plantilla de RR DD colaborando, incluso, más allá de la fecha de su desmantelamiento oficial, el año 1957. 

Es por todo esto que hemos querido evocar este momento fundacional en la exposición "Ciudades reconstruidas. Acción conjunta de Regiones Devastadas y el COAC-Ebro", que se podrá visitar hasta el 15 de enero en la sede colegial. Tres cuartos de siglo después, mientras soplamos las velas de este aniversario tan señalado, el colectivo de arquitectos del Ebro seguimos haciendo camino manteniendo el mismo compromiso de servicio que ofrecen aquellos conocidos grandes almacenes, la perseverancia lírica del laureado compositor y cantante de Minnesota, y la misma polivalencia del aclamado vehículo todo terreno.

Antoni López Daufí
Vocal de Cultura de la Demarcación del Ebro


Para más información sobre la exposición "Ciudades reconstruidas. Acción conjunta de Regiones Devastadas y el COAC-Ebro", clica aquí.

20/12/2016
Tornar