Mercedes Serra-Barenys, en una imatge d'arxiu

El Archivo Histórico incorpora el primer fondo de una arquitecta con la donación de Mercedes-Serra Barenys

Imatge: 
© Arxiu Històric del COAC

Mercedes Serra-Barenys es el nombre de la primera mujer que estudió arquitectura en Cataluña y desde ahora es también el nombre del primer fondo de una arquitecta que forma parte del Archivo Histórico del COAC. Con ella tenemos la oportunidad de dar visibilidad a la trayectoria de las profesionales de arquitectura más veteranas, muchas veces desconocida, pero imprescindible también para entender la historia de la arquitectura de nuestro país.

Única mujer de su promoción y en contra de los deseos de su padre, Serra-Barenys se graduó en 1964 en la ETSAB, junto con un centenar de alumnos hombres, algunos de ellos bien conocidos como Joan Margarit y Oscar Tusquets, y un profesorado exclusivamente masculino.

La pasión por la arquitectura se la despertó su abuelo, el también arquitecto Josep María Barenys Gambús, de quien admiraba la obra y los dibujos. Ella misma explica que “desde los 5 años iba cada tarde a su despacho, donde miraba cómo dibujaba y escuchaba las historias de su amistad con Gaudí”.

El ejercicio de la arquitectura, siempre en solitario
Cuando finalizó sus estudios, Serra-Barenys se instaló en Nueva York para trabajar en una universidad, después del viaje de final de carrera con otros compañeros y el profesor Eugenio Cendoya. Al volver, en 1965, se colegió y empezó a trabajar como arquitecta municipal en el Ayuntamiento de Vallgorguina, aunque la mayoría de los proyectos no llevan su firma.

También trabajó por su cuenta, principalmente en el campo de la vivienda, construyendo edificios unifamiliares y plurifamiliares, y siempre en solitario. El de la vivienda fue un campo donde siempre se sintió cómoda, porque “los encargos de construcción de un hogar venían siempre de una pareja, y yo entendía perfectamente sus necesidades”.

De hecho, entre sus obras destacan especialmente un conjunto de casas de 60 metros cuadrados, los cinco apartamentos que proyectó en Calonge y que recogió el anuario de Quaderns de 1969.

Un fondo único
El fondo Serra-Barenys incorporará documentación profesional de su primera etapa vital, sobre todo de proyectos de la zona de Vallgorguina, ya que después compaginó el ejercicio de la arquitectura con la de guía turística de Barcelona, gracias a sus conocimientos sobre la obra de Gaudí y la Sagrada Familia.

Con la donación de Serra-Barenys también entrará a formar parte del Archivo del COAC lo que se conserva de la documentación del fondo de su abuelo, en su mayor parte desaparecido. 

 

 

5/03/2021
Tornar