100 años de Bauhaus 1919-2019, desde Berlín

Edifici Walter-Gropius-Haus a Berlín © Laura Gil

La influencia de la Bauhaus en el mundo de la arquitectura y el diseño del siglo XX es hoy en día un hecho incuestionable, así como su gran repercusión a nivel internacional. Si se hace un repaso general de la historia de la Bauhaus, resulta sorprendente como una institución que sólo pudo existir como tal durante catorce años haya podido marcar tan decisivamente la trayectoria del arte y la arquitectura y su nombre siga siendo hoy día tan vigente.

La Bauhaus nació en Weimar en 1919 con el nombre de '' Staatliches Bauhaus in Weimar " y fue dirigida por el arquitecto alemán Walter Gropius hasta el 1928. Se trataba de la escuela estatal de arte y pretendía integrar la práctica de los viejos oficios (pintura, escultura, carpintería, ...) con la vertiente más teórica del arte, que en aquella época se centraba en el carácter social de la profesión. Eran los tiempos de la República de Weimar, quedaba atrás la primera Guerra Mundial y la antigua jerarquía social. Se respiraban aires de renovación social y había que encontrar el lenguaje artístico para los objetos que producía la industrialización y que debían servir a los nuevos ciudadanos. En este primer período participaron como profesores grandes artistas del movimiento moderno, como Paul Klee, Wassily Kandinsky o László Moholy-Nagy.

Las elecciones de 1924 en Turingia llevaron al gobierno a la nueva derecha alemana y los recortes en el presupuesto de la escuela provocaron en 1925 el traslado de la Bauhaus en Dessau, donde gobernaba una mayoría socialdemócrata. Esta ciudad tenía un carácter más industrial que favorecería la producción de los diseños que se trabajaban en la escuela, como los muebles de acero tubular de Marcel Breuer. La nueva sede de la escuela en Dessau, obra de Walter Gropius, así como la zona residencial que se desarrolló para acoger a los estudiantes y profesores son muestra de este periodo más práctico, donde se puede reconocer el movimiento moderno que se originó en la Bauhaus.

En 1931 el Nacionalsocialismo llegó al poder también en Dessau y provocó el cierre de la Bauhaus por su clara orientación política contraria al régimen. Mies Van der Rohe era entonces el director de la escuela y en 1932 se trasladó al sur de Berlín (Lankwitz) como institución privada. Este período es probablemente el más desconocido y también el más corto, ya que en 1933 se produjo su cierre definitivo. A pesar de los movimientos de aproximación de Mies Van der Rohe al nuevo régimen, el Nacionalsocialismo ya había decidido ser representado por una arquitectura neoclásica monumental que lideró el arquitecto Albert Speer durante el régimen nazi. Walter Gropius, Mies Van der Rohe y muchos otros miembros de la Bauhaus tuvieron que emigrar, principalmente hacia los Estados Unidos, y contribuyeron con su trayectoria profesional en la difusión internacional de los principios de la arquitectura moderna.

El año 2019 será el gran año de la Bauhaus y el centenario se celebrará con la misma intensidad en las tres ciudades que la acogieron: Weimar, Dessau y Berlín. Las tres entidades que actualmente velan por el legado de la Bauhaus son la Fundación clásica de Weimar, la Fundación Bauhaus Dessau y el Archivo de la Bauhaus-Museo de diseño (Berlín). Las tres trabajan de forma conjunta en el programa que durante todo el año 2019 ha de celebrar la historia de la Bauhaus.

Como punto culminante de esta celebración está prevista en Weimar y en Dessau la inauguración de las nuevas sedes para sus museos, donde actualmente la falta de espacio sólo permite mostrar una parte muy limitada de las colecciones que disponen. En estas dos ciudades se convocaron concursos internacionales abiertos para la selección del equipo redactor de los proyectos y en Dessau fue seleccionada la propuesta del equipo de arquitectos Adenda de Barcelona. La arquitecta berlinesa Heike Hanada es la autora de la propuesta ganadora en Weimar. Los actos de inauguración están previstos en Weimar el día 6 de abril y en Dessau el 8 de septiembre.

En Berlín el Archivo de la Bauhaus también tiene prevista la ampliación de su museo, pero en este caso las obras aún no han comenzado. La propuesta arquitectónica elegida es obra del estudio Staab Architekten de Berlín, que no participó en un concurso de arquitectura abierto sino en un proceso de selección por invitación, tal como lamenta la presidenta del Colegio de arquitectos de Berlín ( Architektenkammer), la arquitecta Christine Edmaier, quien vela para la convocatoria de concursos públicos abiertos que permitan la contratación de arquitectos jóvenes. Pero tal como nos cuenta la presidenta es una tarea compleja y no siempre exitosa.

El Colegio de arquitectos de Berlín también quiere aportar su granito de arena al centenario de la Bauhaus y ha organizado un concurso para las escuelas de Berlín y Brandenburgo "Mein Bauhaus- Meine Moderne" con un formato muy libre, en el que los niños pueden expresar qué les sugiere la Bauhaus. Esta iniciativa proviene del grupo de trabajo del Colegio "Arquitectura y escuela" que se orienta a los escolares y realiza numerosos proyectos directamente en las aulas de las escuelas. Por otra parte, el Colegio ofrecerá varias paseos temáticos por la ciudad de Berlín, allí donde encontramos el testimonio de los miembros de la Bauhaus.

Aunque no se conoce todavía el programa detallado del centenario, hay dos semanas que destacan en el calendario: el Festival de Apertura del 16 al 24 de enero y la Semana de la Bauhaus de Berlín del 31 de agosto, coincidiendo con la larga noche de los museos, hasta el 7 de septiembre, día de puertas abiertas de los monumentos históricos de Berlín.

En el Festival de Apertura participarán las autoridades y también reconocidos artistas internacionales que serán invitados para que en diferentes formatos hagan revivir la original Semana de la Bauhaus de 1923, con exposiciones, representaciones, conciertos, proyecciones, instalaciones, workshops, etc. El sonido y el movimiento, así como la relación entre el hombre y la máquina, serán los temas centrales.

La Semana de la Bauhaus en Berlín quiere llevar la Bauhaus en el espacio público y mostrar su historia, su influencia, el día a día en la escuela en el período de Weimar (las fiestas temáticas, el trabajo de grupos interdisciplinares) así como los productos clásicos que todavía hoy se exportan en todo el mundo. Se busca la participación de las tiendas, que a través de sus escaparates ofrecerán estos contenidos a los peatones, que de pronto se encontrarán rodeados de la historia de esta institución.

El debate sobre el legado de la Bauhaus y su influencia en nuestra sociedad seguro que también formarán parte del programa en el formato de conferencias, proyecciones o performances. Un tema interesante para la responsable del Colegio de arquitectos de Berlín, es el contraste existente entre los ideales utópicos, de izquierdas y internacionalistas, de los primeros tiempos de la Bauhaus en la búsqueda del nuevo lenguaje formal para los objetos de la industrialización, y el hecho de que los grandes clásicos elementos de mobiliario de aquella época se hayan convertido en productos de diseño, elitistas y costosos que sólo se encuentran al alcance de una minoría privilegiada. Es debido a los elevados costes de producción? O de los derechos de autoría? O de la voluntad actual de la Bauhaus de pertenecer al selecto mundo del diseño? Esta cuestión y seguramente muchas otras encontrarán en esta celebración del centenario el marco ideal para la investigación y el debate.

 

Laura Gil, arquitecta. Corresponsal del COAC en Berlín, Alemania. Octubre 2018

Webs de interés:

www.bauhaus.de

www.bauhaus-dessau.de

www.bauhausmuseumweimar.de

www.kulturprojekte.berlin

www.ak-berlin.de

 

Printer-friendly versionPDF version

Tornar