L'arquitecte Toni Teignier, en una imatge d'arxiu

Muere el arquitecto Antoni Teignier

Imatge: 
Cedida per Aran Teignier

Palabras en memoria de Toni Teignier
Aún con vinculaciones familiares muy próximas, lo cierto es que no tuve el placer de conocer a Toni Teignier hasta que trabajamos juntos, también con Ricard Fernández, a la dirección general de Vivienda de la Generalitat, en 2004. Fue una sorpresa, ya que él no venía del mundo de la vivienda sino del urbanismo, y una inmensa suerte, porque difícilmente se podía contar con un colaborador más sólido, más transparente y más de fiar que él. Teníamos que adentrarnos en el campo del urbanismo porque era preciso hacer muchos cambios en la forma de producir las viviendas protegidas; los suelos privados tradicionales ya no encajaban para promover tales viviendas por culpa de los precios exorbitantes de la burbuja inmobiliaria y era necesario presionar sobre suelos públicos y empezar a exprimir la nueva veta de suelos de reserva para VPO. Y desde Vivienda éramos muy ignorantes de los muchos y muy tortuosos caminos del urbanismo.

Él era una persona comprometida, de izquierdas, sin fisuras pero sin teatralidad, con una idea solidaria de la sociedad y de una fidelidad total a los proyectos que nos estábamos planteando para el derecho a la vivienda. Dotado de una exquisita prudencia, una fina ironía y mucha mano izquierda a la hora de plantear los temas con técnicos, alcaldes o ediles, hizo posible sacar adelante cerca de 30.000 viviendas de protección oficial de alquier que hubieran sido impensables sin su profesionalidad e implicación sistémica. Solamente su tan injustificada como exagerada modestia impidieron que asumiera niveles de responsabilidad más altos en los que aún podría haber sido más incisivo con ideas y propuestas. Pero su bonhomía y discreción - que no se deben confundir con ingenuidad - no se manifestaban solo en la actividad profesional, sino también en la solidaridad con las personas de su equipo para la mejora de las condiciones laborals para las que luchaba impenitentemente. 

En los años que ya no hemos estado trabajando juntos he tenido el gran honor de poder contar con su amistad, encontrándonos muy a menudo con Quim Gascó, lo que me ha permitido ver todavía más la gran humanidad, la inmensa curiosidad para todos los temas humanos, sociales y políticos y su dedicación en cuerpo y alma, por descontado a la familia, pero también a todos aquellos temas en los que él creía que podía contribuir con sus conocimientos.

No he podido acompañarlo en estos últimos meses tan difíciles en los que se le ha desbocado la terrible enfermedad que él con energía había ido doblando, pero me queda el consuelo que en la fiesta de sus 70 años compartimos con él y con sus muchos amigos y familiares una alegría de vivir que nos deja como legado y que nos tiene que ayudar a seguir adelante cuando ya no está con nosotros. Gracias por todo, Toni!

Carme Trilla,  presidenta Fundació Hàbitat 3

En recuerdo de Toni Teignier
Hace unos días que nos ha dejado nuestro compañero Toni Teignier, con quién hemos compartido los últimos meses su interés por los temas de ciudad y el barrio en especial. Aún y su dificultad por los tratamientos a los que estaba sometido, siempre quiso estar presente en las reuniones y decisiones que tomábamos el Grupo de Arquitectos del Ensanche y otros grupos.

Ha sido un activista del urbanismo del barrio y por el barrio formaba parte hacía muchos años de la comisión de urbanismo de la Asociación de Vecinos. Junto con el vecindario, impulsó la recuperación del parque del Escorxador en los años 70. 

Yo le conocí en 2014, cuando entré en la asociación y desde entonces coincidimos en todos aquellos temas urbanísticos que afectaban el barrio, entre los que había el Edificio Estel, los solares para nuevos equipamientos, la cárcel de La Model y los nuevos ejes de peatones de las calles del Ensanche, en especial el de Consell de Cent. 

También trabajamos en la cuestión de Germanetes, defensando el activismo hacia los equipamientos. El caso del Edifici Estel era para él de especial importancia, pues era la última oportunidad para conseguir más suelo de equipamientos o vivienda social para el barrio. 

Sus dificultades y el esfuerzo en seguir los temas eran para mí un motivo de compromiso, pues yo acababa de salir de una situación similar hacía poco tiempo. Nuestras conversaciones, los paseos por el barrio están presentes en mi memoria. Sus comentarios y reflexiones eran de mucho interés para mí. Los años de trabajo en la administración gestionando temas vinculados al urbanismo le daban una valía personal. Le recuerdo relacionándose con muchos compañeros y con su barrio. Trabajó desde el primer momento en la AAVV y después en la Plataforma Salvem La Model. Pudo formar parte del jurado, como representante de AAVV, del Concurso de Proyectos seleccionados de La Model convocado por el Ayuntamiento. Y en el futuro, creo que su memoria tendría que formar parte de este espacio. 

Nunca dejó las reuniones con la comisión de urbanismo de la AAVV, estando presente hasta la última de este mes de mayo. 

Estos últimos meses, sus fuerzas flaqueaban y no pudimos seguir con los trabajos iniciados. Tenemos que coger el ejemplo de su trabajo y dedicación. Solo así conseguiremos que su esfuerzo no haya sido en vano. 

Alfons Santamaria Sors, Grup d’Arquitectes de l’Eixample - COAC Barcelona





8/06/2020
Tornar