Poligon industrial

Revista de Corresponsales. El diseño del espacio público como estrategia para mejorar las condiciones de seguridad de una ciudad (Bucaramanga)

© Rodolfo Torres

Es importante resaltar que el espacio público en nuestra ciudad no estaba preparado para asumir el reto que impone nuevos hábitos de uso derivados del COVID-19. Deja al descubierto nuestras carencias y debilidades, pero si miramos por regiones son muy diferentes y más complejas.

Somos conscientes que Latinoamérica, es una de las regiones más peligrosas del planeta, seguramente el Covid-19 nos muestra que los índices existentes (de las 50 ciudades a nivel mundial 43 están en la región) se acrecentaran por diversos motivos. Por esto tenemos la oportunidad para repensar el espacio público y proyectarlo de tal manera que pueda responder a un problema tan complejo como el que se deriva del COVID 19.

En ciudades como Bucaramanga (Colombia), las medidas de choque son las más convenientes seguramente para tener respuestas inmediatas, ósea mayor fuerza militar y policial, a las que se deberán integrar las estrategias urbanas, donde la renovación y generación de espacios más seguros, iluminados y sin barreras arquitectónicas serán claves para esta problemática. Recordemos que prevenir es anticiparnos a los hechos.

Diferentes estudios a nivel nacional y experiencias ya contrastadas en nuestro país y Área metropolitana, nos demuestra la eficacia de generar respuestas urbanas y entornos menos hostiles, sabiendo que, como consecuencia del aislamiento, las actividades económicas se han visto seriamente afectadas.

Muchas de las intervenciones dieron respuesta a situaciones de adversidad y delincuencia, parques como “Parque Rio de Oro” sector Bavaria 2 en la ciudad de Bucaramanga, estrategias que ya hemos comentado en alguna ocasión como retazos Urbanos entre otros ejemplos que tenemos y que siguen dando resultados esperanzadores.

El Parque Lineal Rio de Oro, logró mejorar la delincuencia que tenía el sector, hechos como microtráfico de drogas, agresiones de tipo sexual, enfrentamiento entre comunidades con Límites de vivienda informal sobre el rio y cuenca invadida y vivienda subsidiada.

El Río separa dos áreas: una totalmente normalizada y aceptada legalmente a la sociedad y otra que vive siempre al borde del peligro, en una zona de alto riesgo por inundación, ya que están dentro de la zona del rio, deslizamientos etc. Peleas por hegemonías entre pandillas, pobreza absoluta y un desinterés que es común en los gobiernos locales de Colombia y en muchos países de América Latina.

Se intervinieron 3,7 hectáreas impactando a 55.000 personas, incorporando nuevas áreas de recreo, ocio y deporte, la movilidad peatonal con senderos y carril bici alrededor e interior del parque, plazas para que se puedan congregar por diferentes motivos que conlleven a la inclusión, mejora del espacio urbano y natural, donde el verde se reivindica en mayor proporción y mejora la estructura ecológica degradada, en especial el mejoramiento de los dos sectores separados por tantos años de abandono y violencia.

Este mismo año fue reconocido en la bienal de arquitectura con una mención y se vuelve referente para muchas intervenciones a nivel nacional. Donde todo era caos y violencia hoy conviven habitantes con diferentes polos de formalidad y donde el deporte, los niños y la vida vuelve. Donde salir no es una ruleta de ¿qué me pasará? y donde todos seguiremos siendo iguales, lo que se llamó en su momento la piel de la democracia.

PARQUE LINEAL DEL RIO DE ORO, un parque para la esperanza y la vida, ejemplos de cómo un parque o espacio público mejora la seguridad y la convivencia.

 

Rodolfo Torres Puyana, Arquitecto. Corresponsal del COAC en Bucaramanga, Colombia. Abril 2021.

Apoyo: Francisco Jordán Serrano, Arquitecto

Printer-friendly versionPDF version

Tornar