edificio Y-block

El COAC impulsa un manifiesto de apoyo a la preservación de los murales de Picasso en Oslo

Imatge: 
© Wikipedia
El gobierno noruego ha iniciado los preparativos para derribar en breve el edificio Y-Block de Oslo, que tiene en sus fachadas unos murales con grabados del artista Carl Nesjar basados ​​en dibujos de Pablo Picasso. El Y-Block es uno de los edificios del complejo gubernamental que resultó afectado en los atentados terroristas del 2011.

El Colegio de Arquitectos hace años que da apoyo a la preservación de estos murales. Ahora, con la noticia de la inminente derribo, impulsamos un manifiesto al que ya se han adherido el Centro de Cultura Contemporánea de Barcelona (CCCB), la Fundación Miró, el Museo de Arte Contemporáneo  de Barcelona (MACBA), el Museo de Historia de Cataluña, el Museo Picasso y el Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España (CSCAE).

A pesar de que el gobierno noruego se ha comprometido a conservar los murales, consideramos que las obras de arte sin el edificio para las que han sido concebidas dejan de tener sentido. Por eso, defendemos la preservación de la que consideramos que es una única obra arquitectónica, formada por el edificio y sus murales. Destruir uno de los dos elementos del edificio Y-block sería destruir la arquitectura.

El escrito se enviará al Ayuntamiento de Oslo y a la Sociedad Noruega para la Preservación de Monumentos (Fortidsminneforeningen), que hace tiempo que lleva a cabo una campaña en contra del derribo de la Y-Block.

Enlace al manifiesto

Y-block y COAC, unidos por la historia
La historia de los grabados de Oslo está intrínsecamente ligada a la de la sede del COAC, porque comparten una expresión artística singular, los mismos actores y artistas y una secuencia creativa, que nos enlazan para siempre.

No podemos entender la llegada de Carl Nesjar en Barcelona en 1962 para crear los murales basados ​​en dibujos de Picasso en nuestro edificio, hoy icono barcelonés, sin el trabajo conjunto que llevaron a cabo en Oslo cinco años antes, en 1957.

En este sentido, romper la unidad conceptual que el edificio de Oslo mantiene con sus grabados significaría diluir parte de la historia del COAC, perdiendo importantes referencias que explican nuestro pasado, esencial para entender nuestro presente y futuro.
14/05/2020
Tornar